Locutores: El miedo de cobrar

camila peroni locutor voice over

camila peroni locutor voice over

Hace poco un colega, locutor me dice: “Un cliente me quiere pagar derechos de uso de un contestador. Los cobro sin remordimientos?”.

Esa frase final retumbó en mis oídos! “Los cobro SIN REMORDIMIENTOS“!!!

Y es verdad. A los locutores muchas veces nos da “pena” (vergüenza) pedir compensación por el uso de nuestra voz a largo plazo en cualquier medio diferente a radio o TV.

No sé en qué momento decidimos que todas nuestras tarifas en medios “nuevos” o “desconocidos“, son por períodos indefinidos.

Recordemos que somos nosotros los que vamos acostumbrando a los clientes. Y ellos felices de pagar por 4 años la tarifa de uno sólo o de coger la pieza de 30” y volverla de 15” y de 10”, sin pagar adicional.

¡Ojo Informémonos antes de permitir este tipo de abusos!

Ahora, lo que es justo, es justo. “Ni mucho que queme al santo, ni poco que no lo alumbre”. Para mí el cliente sí merece un pequeño descuento por usar nuestra voz sin que tengamos que volver a grabarla. Eso de ganarnos la platica sentados, le da rabia a los demás. Tanto es así que un cliente quería que volviera a grabar el mismo texto con la misma intención para renovar derechos y no sentir que me estaba regalando el pago.

Lo que yo normalmente hago en esas situaciones es cobrar un porcentaje de la tarifa por cada año de uso adicional. Me parece justo para todos ya que la pieza cada vez que se usa, cumple un objetivo que le genera una ganancia al cliente y por ende, pienso que es justo que nosotros también tengamos una remuneración. No del 100% de la pieza pero sí de una buena parte.

Porque recordemos que nosotros no cobramos por el tiempo de cabina sino por el uso que se le da a las piezas. Cobramos por transmitir un mensaje específico y por ser la voz de una marca y no de sus competidores.

¿EL locutor no suda su trabajo?

El problema es que nos da culpa cobrar porque nos creemos el cuento de que nuestro trabajo no vale porque no estamos sudándolo. Yo les digo, lo sudamos mucho antes de empezar a sacar la voz que hacemos exitosa. Lo sudamos al prepararnos, al estar disponibles para el cliente constantemente. Lo sudamos cuando montamos estudio o cuando tenemos que desplazarnos a uno y lo sudamos cada vez que negociamos. Y esa sí que es una tarea complicada!

Antes de acudir a estas prácticas recordemos que muy fácilmente con ese tipo de políticas promovemos el famoso concepto del empaquetamiento en buyout. O sea, que usen nuestra voz sin límite alguno. Y es precisamente la práctica a la que el mercado constantemente nos está forzando a llegar. Si la permitimos, nos clavanos el cuchillo!

Desvalorizamos el trabajo del locutor y a la larga puede suceder que el cliente diga… “ah pero sólo lo vamos a usar por un año, dame descuento extra!”.

Coleguitas, con la mano en el corazón les digo: la claridad es la forma de evitar problemas.

Los invito a ser transparentes desde el principio, aclarando que las piezas (incluidas las de internet y contestadores), se usan durante un año. Y desde ahí en adelante se cobra un adicional por la función que siguen prestando por cada año que transcurre.

Yo no sé si mis artículos suenen muy “revoltosos” para el mercado en el que vivimos, pero sí me preocupa que nadie ponga un sólo grito frente a estas políticas abusivas!

Pensemos que del miedo no sacamos nada. Que más vale colorados un ratico que pálidos una vida de locución.

Amo mi profesión y como la amo, la respeto, la honro, la cuido

Sintámonos orgullosos de ser las voces de quienes nos contratan! Sintamos que estamos prestando un servicio valioso, así como el de un buen mensajero, encargado de entregar toda su energía y esencia para ayudar a cumplir una función específica.

Necesitamos el trabajo pero también nuestras voces son necesitadas! Y cada una es única e irrepetible. Ayudemos a que nuestros clientes vean ese valor en nuestras comunicaciones y que sientan que vale la pena pagar a un locutor por un buen trabajo!

Ánimo que esto se compone si todos somos conscientes y trabajamos unidos!

Sólo recordemos que a partir de la unión se logra la fuerza!!!